EL PABELLÓN DE TAPICES

Fue levantado a comienzos del siglo XX para acoger una colección de nueve tapices procedentes de las manufacturas de Bruselas, datados entre los siglos XVI y XVII. Salvo uno de ellos, de temática posiblemente mitológica, estas obras reproducen pasajes bíblicos.

TAPICES

Uno de ellos, Gabael llega a Ecbatana para presencia la boda de Tobías y Sara, representa un tema que en el siglo XVI se convirtió en habitual para las piezas destinadas a regalos de boda. En esta obra vemos a los contrayentes en primer plano, a la izquierda, enmarcados en una arquitectura de aspecto clásico. Al igual que en los tapices de la misma época, en él también se repite el tipo de cenefa, consistente en un tronco de palmera, alrededor del cual se engarzan flores, frutos y en ocasiones incluso aves.

SIGLO XVI

Algo posteriores, de la segunda mitad del siglo XVI, son los tres tapices pertenecientes a la historia bíblica de Jacob, en los que todavía podemos contemplar rasgos compositivos anteriores, como la división en varios planos, donde las acciones en segundo plano y al fondo representan sucesos anteriores o posteriores a la acción principal. La cenefa que les rodea incluye elementos arquitectónicos, donde se engarzan complejas y abundantes guirnaldas de flores, medallones y figuras humanas.

SIGLO XVII

Los tapices de la serie de Noé son ya del siglo XVII. En ellos se muestra ya únicamente una escena, que concentra el dramatismo de la historia del diluvio y el carácter ejemplarizante de la embriaguez del personaje.